Como una estrella

Manri se nos fue luego de varios años de no tomar fotografías en casa, y ante tal dolor que es verlos partir, pase mucho tiempo recriminándome de no tenerlo en imágenes recientes para poder ayudar a mi memoria. 
Hoy se lo importante de lo que es un instante, un recuerdo, y buscando camino para ir más allá del dolor, me puse hacer imágenes del tiempo que ha pasado sin el, y paradójicamente en este que hacer de guardar imágenes del la vida que pasaba ante mis ojos, le he encontrado, sonriente, abrazándome una vez más, transformándose así en luz, color y tiempo.
Invitadísimos a viajar con nosotros.

Padres y madres que enfrenta la muerte de uno o varios de sus hijos, existe ayuda, el grupo Renacer de Costa Rica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*