Ahora es luz.

Al cabo de seguir el camino que nuestro corazón nos encaminaba, pasando por el centro del dolor  comprendimos que Manri se convertía en luz, en la luz que nos transforma, porque Manri se convirtió en la luz que nos permite mirar mejor la vida, en la luz que ilumina todo aquello que de otra forma no puede ser visto, es luz para mirar mejor los pasos que damos en nuestro camino, es luz para poder mirar a los ojos a nuestro prójimo, es la luz que nos permite ver realmente lo que es importante en la vida, es la luz que nos permite ver mejor de que esta hecho el amor, es la luz que nos quita la ceguera espiritual, es la luz que ilumina nuestras verdades que nos muestran el camino para ser libres, es la luz que nos muestran el camino a lo eterno, a lo espiritual, al lo que está fuera de este mundo físico, es la luz que al compartirla se hace más grande, es la luz que llena el vacío, es la luz que ilumina nuestra soledad,  es la luz que está hecha de amor, de  bondad,  de razones, de aliento, de fuerza, de compasión y solidaridad es la luz que nos alarga la vista del corazón.

Manri ahora es luz y con el, nosotros también podemos ser luz.

P2218837

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*