Pedirle Peras al Olmo

Los conflictos con los demás, enfrentado la muerte de uno o varios de nuestros hijos, nos hace perder la poquito balance que tenemos… 
De los grandes conflictos que se estrenan con la muerte de nuestros hijos, es que la vida de los demás continua y para nosotros, el mundo se está derrumbando, y todos los demás, nuestra impresión es que continúan su vida como si nada hubiera pasado, y para nosotros, el terremoto luego de los primeros días que la compañía abunda, continua, la réplicas de aquel cataclismo, son una más potente que la otra, y todos los demás que no somos nosotros, todos ellos que no viven en nuestro techo, en nuestro pellejo, sencillamente siguen su vida, siguen riendo, siguen corriendo, siguen su vida, siguen siendo los mismos, como si nada hubiera pasado.
Es poco decir que nuestro mundo se cae a pesados, y empezamos a recibir, de toda esta gente que parece no afectarle la muerte de nuestros hijos, frases trilladas tan falsas y tan sin sentido, como podrían ser: “ahora tienes un angelito en el cielo”, el famoso y vacío “lo siento”, “Dios lo libro de algo peor”, “entrégueselo a Dios”, “los hijos no nos pertenecen”, “yo no sé como hace usted, yo me moriría sin un hijo mío muere”, “Dios todo lo hace perfecto”, “usted se siente así porque está lejos de Dios”, “ya no llores, el está mejor”, “te acompaño en tu sentimiento”, “lo que sientes es falta de fe”, y las frases pueden ser tantas como páginas quisieramos llenar, y todas tiene en común un enorme vació, quizás podríamos de esta, que son irrespetuosas ante el sufrimiento, porque todas estas frases, están hechas de ignorancia, carecen quizás de los más importante, la experiencia, la sabiduría que se necesita para dar consuelo, para entregar un frases de estas, y no solo repetirlas, como loras.

Sigue leyendo

Ahora es luz.

Al cabo de seguir el camino que nuestro corazón nos encaminaba, pasando por el centro del dolor  comprendimos que Manri se convertía en luz, en la luz que nos transforma, porque Manri se convirtió en la luz que nos permite mirar mejor la vida, en la luz que ilumina todo aquello que de otra forma no puede ser visto, es luz para mirar mejor los pasos que damos en nuestro camino, es luz para poder mirar a los ojos a nuestro prójimo, es la luz que nos permite ver realmente lo que es importante en la vida, es la luz que nos permite ver mejor de que esta hecho el amor, es la luz que nos quita la ceguera espiritual, es la luz que ilumina nuestras verdades que nos muestran el camino para ser libres, es la luz que nos muestran el camino a lo eterno, a lo espiritual, al lo que está fuera de este mundo físico, es la luz que al compartirla se hace más grande, es la luz que llena el vacío, es la luz que ilumina nuestra soledad,  es la luz que está hecha de amor, de  bondad,  de razones, de aliento, de fuerza, de compasión y solidaridad es la luz que nos alarga la vista del corazón.

Manri ahora es luz y con el, nosotros también podemos ser luz.

P2218837

23 años hace

23 años hace que Dios nos regalo el privilegio de verte por primera vez, y fue una fiesta desde el primer momento, escribiste en cada día que viviste un bella historia, nos regalaste el más grande de los amores el que aun sigue siendo parte de nosotros y nos une a ti hasta hoy.
 En este día especial corazón que Dios te bendiga, que tengas la mas bella de las fiestas y te mandamos todos por aquí, la familia y Doña Daisita, Lena, Chela y yo el mayor de los abrazo.

k

Para todos los padres y madres que enfrenta la muerte de uno o varios de sus hijos, existe ayuda, el grupo Renacer aquí en Costa Rica.

Para más información contáctenos en este Link

Hoy hace 8 años

Hoy hace 8 años a eso de las 7:47 am Manri nuestro hijo menor murió, y hoy podría relatarles lo terrible de aquel instante en nuestras vidas que lo ha cambiado todo.

Podría relatarte el dolor y sufrimiento que nos ha dejado su partida, las horas de sueño perdido, la tristeza más profunda, pero hoy quisiera relatarte lo bendecido que nos hemos sentido por ser padres de este chico maravilloso, quisiera relatarles de lo bello que ha sido recibir el amor desde el corazón de nuestro Kyke amado durante estos ocho años, hoy quisiera relatarles de lo bendecidos que hemos sido durante todos estos años por tantas y tantas personas que con sus amor nos han tendido una mano para saber qué hacer con esta muerte que al principio no sabíamos que hacer.

Hoy quisiera recordar tus risas raspadas, tu voz grave, tu olor particular y único, quisiera recordar tus acciones quijotescas, quisiera recordar tus tortas, quisiera recordar tus crisis al dormir, tu ajedrez, tus escritos, tu nacimiento, y también tu muerte.

Hoy quisiera repetir que he aprendido a amar tu vida por completo, sin quitar ni agregar nada, cada momento desde que te enviamos la invitación a ser parte de esta familia, hasta hoy, incluyendo los sueños que me has regalado, tus sutiles mensajes que solo nosotros podemos ver, percibir.

Hoy es un día duro, lleno de nostalgia, hoy a eso de las 7:47 am falleció nuestro amado Kyke, montado en su caballito azul que cabalgando deprisa raudo voló para ser esencia, la más bella y pura esencia.

Y como parte de estos ocho años mi amado quesito, he escrito a tu lado esto que nace de mi corazón, para tratar de poner en palabras algo que no puede ser dicho con palabras, pero como bien nos han enseñado seguimos adelante para ser mejores personas, mejores papas, mejores cada días.

A ti amor, quien desde el cielo a diario nos abrazas, te amamos y ese amor es y será eterno.

No te has ido, solo cambiaste

 

Te convertiste en preguntas

en final sin respuesta

en inspiración permanente

en sueño profundo

 

Te convertiste en razón para reír y llora

en búsqueda sin fin

en ilusión y esperanza

en rencuentro esperado

en tiempo pasado



Te convertiste en razón de escribir

en luz de mañana

en un largo día

en dulce sabor

en dibujo famoso

 

Te convertiste en sol y calor

en agua que corre libre

en compañía constante

en rincón preciado

en libro leído

 

Te convertiste en gigante al jugar

en imagen difusa

en pensamiento que duele

en sueño que no llega

 

Te convertiste en ternura, caricias y pasión

en susurro, aire y papel

en espera forzada

en alegre trinar

en regalo de vida

 

Te convertiste en mar frío

en arena volando

en vuelo de ave

en recuerdo escondido

en bello celaje

 

Te convertiste en el color azul

en un pez libre

en viento calmo

en mi ojo derecho

 

Te convertiste en nuestro ejemplo y senda

en esencia, en luz

Te convertiste en amor

 

No has desaparecido, solo hemos cambiado

 

 

La panza de Kyke

El próximo mayo estaremos celebrando la mayoría de edad de Kyke, 21 años, y la foto que aquí les presentamos no podemos precisar de cuando es, pero en esa panza estaba nuestro chico que ya casi va tener la mayoría de edad en todo el mundo.

Esta foto se llama: Doña Daisita y Kykito en su cuna de amor…

Manri, amor, me encanta ver esta foto de mamá contigo y el bello momento que nos recuerda, y hoy doy gracias por la foto, por voz y por mamá.

Saludos amor y que Dios te bendiga.

Tú papá…

 

La semilla de nuestros hijos que partieron

Cuando Kyke murió nos dejo un parte de su espíritu que se integro con el nuestro, que es una semilla que germina amor y todo lo que el nos enseño en su vida.

Este vinculo maravilloso me mantiene unido a el, y cada día se fortalece; pero también recuerdo los días que el mismo dolor de haberle perdido no me dejaba apreciar su herencia más especial que fue su amor, recuerdo los días que nada tenia sentido y que no quería estar vivo…

También recuerdo que poco a poco empece a entender mi nueva existencia, una existencia que me guiaba a ver la vida de otra manera, a darle sentido nuevamente a mi vida, a buscar en el camino y en los recuerdos las claves del amor que lo trasciende todo.

Hoy me siento orgulloso de lo que la muerte de Kyke a forjado en mi espíritu para ser mejor persona, y soy muy consiente de que falta mucho por recorrer para ser cada día mejor.

Estoy muy comprometido con ayudar a quien necesite de nuestra ayuda, y siento que hay tanto por hacer que seguramente no me alcanzar el tiempo, pero de eso ya no me preocupo unicamente me ocupo…

Me mueve la esperanza de que la semilla que Manri me dejo florezca cada día más y con ello me acerque a mi muchacho hasta fundirnos en donde el se encuentra…

Aquí Papa de Kyke, Saludos.